La pandemia provocada por la COVID-19 ha tenido un impacto incalculable en el comercio, y ha provocado cambios drásticos en el comportamiento de los consumidores. A medida que el comercio emerge de las cenizas de estos dos últimos años, ha de hacer frente a un modelo de industria muy diferente. En la actualidad, el comercio electrónico y las estrategias digitales deben coexistir con las tiendas físicas tradicionales, lo que significa que los minoristas han de desarrollar una oferta omnicanal online y offline para sobrevivir.

Toda estrategia omnicanal gira en torno a la capacidad de atender al cliente a través de todos los canales de venta —ya sean digitales, presenciales o una mezcla de ambos—, y a la vez adaptarse a las expectativas siempre cambiantes de los consumidores. Aunque muchos retailers se centran en las ventas y el marketing, la distribución, la logística y las operaciones son pasos igualmente importantes desde el punto de vista omnicanal, y la tecnología puede brindar soluciones diseñadas para una cadena de abastecimiento abierta y transparente.

 

¿Qué es la RFID y cómo puede beneficiar al comercio?

Dado que los clientes del omnicanal representan ahora una de cada tres interacciones, según McKinsey and Company, garantizar la precisión del inventario puede mejorar considerablemente tanto las ventas como la atención al cliente. Una tecnología como la identificación por radiofrecuencia (RFID) puede ayudar a los comerciantes a reponer sus existencias de una manera más eficiente, y a atender a los clientes con mayor fluidez.

La RFID ha supuesto una revolución en el comercio, ya que permite identificar y rastrear automáticamente las etiquetas adheridas a los artículos, lo cual hace posible un conteo del stock más preciso, brinda a los minoristas una información más actual de las existencias, y permite realizar un seguimiento de cada artículo en las tiendas, almacenes y cadenas de suministro.

En las compras online, un seguimiento del inventario mediante RFID puede acelerar la recogida, el embalaje y la entrega, así como identificar la mercancía disponible para el cliente. Brinda una conexión más fluida entre el mundo online y el offline, y permite acceder a los productos en cualquier punto de la red minorista, ya se trate de un centro de distribución o de la propia tienda.

Young woman with shopping bags walking and shopping in the shop, Woman lifestyle concept

 

Cómo puede mejorar la tecnología RFID la atención al cliente

Además de utilizar la RFID para llevar a cabo el inventario, los retailers también pueden mejorar con ella la atención al cliente.  La RFID permite realizar autocomprobaciones más rápidas y precisas, e incluso puede ayudar a disponer de probadores «inteligentes» en los que los clientes reciben información personalizada sobre otras tallas y colores en stock.

Pero la RFID también se puede utilizar en los procesos BOPIS (compra online y recogida en la tienda), en los sistemas de recogida desde la acera, y en servicios de entrega a domicilio en el mismo día, los cuales han aumentado su popularidad durante la pandemia como consecuencia de la evolución sufrida por los hábitos de compra de los clientes.

 

Cómo desarrollar su propia estrategia RFID

Los dispositivos y el software constituyen la base de todo sistema RFID. La solución en la nube HALO, de Checkpoint, utiliza esta tecnología para llevar a cabo un seguimiento de cada artículo desde la fábrica hasta la tienda. Gracias a esta visibilidad a nivel individual, las tiendas y las marcas pueden aprovechar todos y cada uno de los productos en stock con independencia de su localización o de cómo desee adquirirlos el cliente.

Gracias a la RFID, los moniristas también pueden recibir información en tiempo real de cada referencia del stock, lo cual mejora la precisión del inventario. Los estudios llevados a cabo por el profesor Adrian Beck, de la Universidad de Leicester, así lo confirman, ya que sugieren que la precisión del inventario puede pasar del 65-75 a un 93-99 % con esta tecnología.

La RFID también puede permitir conocer mejor a los clientes, lo cual ayudaría a aumentar las ventas gracias a una mejor información sobre las futuras estrategias a seguir, desde la ubicación de la mercancía en la tienda hasta el rendimiento de cada producto en diferente lugares.

 

La RFID en el comercio: una revolución en el conteo del inventario

El sistema RFID de Checkpoint puede revolucionar el recuento del conteo mediante el uso de un lector de mano inteligente que permita a los empleados escanear estanterías, colgadores y expositores para obtener datos precisos sobre las existencias en 30-45 minutos.

La velocidad a la que la RFID puede llevar a cabo un seguimiento preciso del stock y su ubicación también reduce enormemente los costos de mano de obra y de tiempo, ya que no es necesario realizar recuentos manuales. Además, gracias a la elevada precisión del inventario, las marcas y los comerciantes pueden aumentar las ventas entre un 1,5 y un 5,5 %, por término medio, si bien algunos de ellos han experimentado un aumento de hasta un 10 %.

Checkpoint Systems cuenta con una gama completa de soluciones RFID, desde etiquetas e inlays, hasta software en la nube y dispositivos de codificación y etiquetado. Nuestras soluciones se utilizan tanto en tiendas como en centros de distribución y fábricas de todo el mundo. Y contamos con un equipo con una gran experiencia que nos permite ayudar al sector a implementar esta tecnología.

Para obtener más información sobre cómo la RFID puede ayudar a su empresa, póngase en contacto con el equipo de Checkpoint a través de info-es@checkpt.com